UGT denuncia un “pacto oculto” en Caja Cantabria para garantizar la salida y la indemnización de Eraso

Dionisio Roiz, Manuel Elorza y Jesús de Vicente (UGT)

La sección sindical de UGT en Caja Cantabria denunció hoy en una rueda de prensa “un pacto oculto” en la entidad para garantizar la renuncia y la millonaria indemnización de seis millones de euros solicitada por el exdirector general, Javier Eraso, que fue aceptada por el Consejo de Administración el mismo día que se presentó y que en un principio no va a ser recurrida judicialmente.

Según precisó el secretario general de UGT en Caja Cantabria, Manuel Elorza, “ya es de por sí significativo que Eraso y el Consejo de Administración tengan el mismo abogado y que se aceptase la renuncia el mismo día que se presentó, cuando es algo innecesario jurídicamente en esta forma de resolución de relación laboral, salvo que la extinción del contrato sea de mutuo acuerdo”.

“Decir que aceptan la rescisión es tanto como decir que aceptan la indemnización de 1.000 millones de las antiguas pesetas, cuando ésta jurídicamente implica resarcir de un daño previo a Eraso que nadie ha explicado públicamente”, argumentó Elorza, tras aclarar que la asesoría jurídica de UGT estudia medidas legales para evitar el pago de la indemnización y denunciar que “lo que debería ser un conflicto entre ambas partes se haya convertido en una conveniencia mutua”.

“Nuestra obligación es denunciarlo públicamente y ante los tribunales de justicia porque creemos que hay condiciones y se dan situaciones para no hacer efectiva la indemnización, como por ejemplo la nula gestión de Javier Eraso como director general que ha arruinado a una entidad de más de 130 años de existencia”, advirtió Elorza, que estuvo acompañado en la rueda de prensa por el secretario de Organización de la sección sindical de UGT, Dionisio Roiz, y consejero general de Caja Cantabria, Jesús de Vicente.

El responsable de la sección sindical de UGT en Caja Cantabria se preguntó “qué es lo que mueve al Consejo de Administración a alinearse con la postura de Eraso, abandonando en una sorprendente dejación de funciones los intereses de la Caja”, tras vincular “esta afinidad oculta” a una contrapartida para que el exdirector general renunciase a su intención de acceder a la presidencia de manera ilegal tal y como ha denunciado nuestro sindicato”.

De todos modos, Elorza añadió que “nadie ha aclarado todavía si aceptar la renuncia y la millonaria indemnización de Eraso implica que éste abandone definitivamente su intención de ocupar la presidencia y, es más, nos parece muy sospechoso que se haya llegado a un acuerdo tan rápido pero nosotros no cerramos la posibilidad de que vuelva a la carrera por la presidencia”.

El sindicalista criticó que “al margen de todo lo dicho, nos sorprende negativamente el contraste entre la saña que el Consejo de Administración y el propio Eraso han tenido estos años para perseguir a muchos empleados y la comprensión que ahora tienen esos mismos consejeros con los derechos de Eraso”.

Dinero de la Obra Social

Manuel Elorza comentó que “la consecuencia inevitable” del acuerdo entre el Consejo de Administración y Javier Eraso “es pagar el blindaje de su contrato y la gran pregunta es de dónde va a salir el dinero si finalmente Caja Cantabria es quien tiene que pagar la indemnización”.

En este sentido, el secretario general de UGT en Caja Cantabria recordó que “ni Liberbank ni Caja Cantabria quieren hacerse cargo de la indemnización porque para el grupo bancario Eraso no es un alto directivo, con lo que se pasan la pelota unos a otros, pero lo que sí está claro es que si al final es la Caja quien tiene que pagar sólo podrá recurrir a los fondos de la Obra Social porque ha cedido su balance completo Liberbank”.

“No queremos hacer demagogia pero toda Cantabria sabe a quién van destinados los fondos de la Obra Social y, en consecuencia, de dónde saldría el dinero con destino al bolsillo de Eraso”, concluyó el sindicalista.