UGT insta a “redoblar esfuerzos” para superar los retos de la pandemia en el empleo y en la igualdad de género

 

El sindicato aclara que la pandemia reduce brechas de género pero en Cantabria hay un 35% más de inactivas y un 13% menos de trabajadoras que hombres

 

4 de marzo de 2021

UGT instó hoy a “redoblar los esfuerzos para superar los retos que plantea la actual pandemia en todos los ámbitos, especialmente en el empleo y en la igualdad de género”, tras precisar en su informe anual del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, “que los avances en la igualdad que se iniciaron en 2018 llegan ahora en el peor de los contextos, aunque la igualdad entre mujeres y hombres sigue siendo un objetivo prioritario y un principio irrenunciable”.

El informe del sindicato, “La igualdad de género en el empleo en tiempos de pandemia”, aclara al respecto que “pese a que la pandemia de la Covid-19 ha reducido ligeramente algunas brechas de género, el objetivo de la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres está aún muy lejos de conseguirse, especialmente en el mercado laboral, donde todos los indicadores confirman una desigualdad persistente”.

UGT recalca que sólo en Cantabria, donde hay casi 17.000 mujeres más en edad de trabajar que hombres, al término de 2020 la Encuesta de Población Activa (EPA) registraba 16.426 trabajadoras menos que trabajadores (-13,1%), 17.227 activas menos que activos (-12,13%) y, por el contrario, el número de mujeres inactivas desvinculadas al mercado laboral superaba en casi un 35% (+34.192) al de los hombres.

El informe del sindicato agrega que esta distribución tan desigual de mujeres y de hombres en el empleo y en la inactividad responde, en otros motivos, a que más del 90% todos los trabajadores y trabajadoras de Cantabria que tienen que cuidar de personas o tienen obligaciones familiares son mujeres, a lo que hay que añadir las casi 48.000 mujeres que son inactivas por labores del hogar, casi un 95% de todas las personas que están en esta situación en la región.

Como puntualiza la secretaria de Igualdad de UGT en Cantabria, Asunción Villalba, “se quiera o no, persisten todavía importantes desigualdades estructurales que provocan que permanezcan notables brechas de género en el empleo, lo que se traduce en menos oportunidades laborales para las mujeres y, por tanto, limitaciones en su autonomía”.

El informe de UGT repasa los principales indicadores laborales durante el año 2020 y destaca que, pese a que la pandemia ha reducido ligeramente algunas brechas, “también ha puesto de manifiesto con mayor crudeza los desequilibrios y desigualdades de género”.

A más de 10 puntos de la tasa de actividad masculina

El estudio elaborado por el sindicato con motivo de la conmemoración del 8 de Marzo de 2021 recalca que al término del año pasado la tasa de actividad, que determina las personas vinculadas al mercado laboral porque tienen un empleo o porque lo buscan sobre el total de la población en edad de trabajar, era en Cantabria 10,5 puntos inferior en las mujeres que en los hombres (48,74% por 59,23%), un punto menos que en 2019 (11,84%).

UGT puntualiza que en Cantabria se añade el problema adicional de que la tasa de actividad femenina es la quinta más baja del país; sólo superior a las de Asturias (46,23%), Galicia (47,72%) Castilla y León (48,42%) y Andalucía (48,63%).

La brecha entre las tasas de empleo de mujeres y hombres, indicador que determina el porcentaje de las personas que tienen un empleo sobre el total de la población, también se redujo el año pasado en Cantabria en coincidencia con la pandemia y se situó por debajo de los 10 puntos (9,74%), lo que sólo había sucedido en 2014 y en 2017.

De todos modos, esta brecha de género en la tasa de empleo sigue siendo de las más altas de España y un punto más que la media nacional en el mismo concepto (8,62%), pese a que ésta se redujo el año pasado en casi tres puntos (era de un 11,5% en 2019) y aunque sigue habiendo 1.656.900 mujeres trabajadoras menos que hombres.

Otra de las brechas de género más significativas en el mercado laboral, la del empleo a tiempo parcial, también disminuyó el año pasado en Cantabria, aunque un 75% de este tipo de empleos sigue ocupado por mujeres (24.608 de un total 32.786) y la diferencia absoluta de las mujeres con los hombres pasa de cuadruplicarse a triplicarse. Por el contrario, sólo el 41% del empleo a tiempo completo es femenino.

Muchas asignaturas y reivindicaciones pendientes

UGT insiste en que “los avances legislativos y los acuerdos del diálogo social en los últimos dos años en la igualdad de género tienen que consolidarse y ampliarse”, entre ellos el cumplimiento de los planes de igualdad y la derogación de una reforma laboral de 2012 “que afecta de manera mucha más negativa a las mujeres”.

Además, el sindicato reclama en su informe “incrementar y mejorar las políticas activas de empleo y en especial las dirigidas a la mujer; adoptar medidas de acción positiva dirigidas a eliminar la discriminación y la desigualdad en el empleo y la protección social; además, de incrementar los niveles de esta protección social en las tareas de cuidados”.

En este punto, UGT apela a implantar políticas con perspectiva de género en todos los ámbitos pero especialmente en los cuidados porque “es tan fundamental dignificar este sector como acometer la plena equiparación de derechos de las trabajadoras del hogar y adoptar políticas de corresponsabilidad efectiva”.

El sindicato también plantea reforzar los mecanismos de vigilancia y sanción de la autoridad laboral para el cumplimiento efectivo de la igualdad en el ámbito laboral, una reforma educativa basada en la coeducación que integre la educación en igualdad, avanzar en la eliminación de las violencias machistas garantizando la financiación necesaria y el estricto cumplimiento del Pacto de Estado y ratificar de una vez por todas el Convenio 189 de la OIT sobre el trabajo digno de las trabajadoras del hogar.