UGT recalca que el nuevo aumento del paro en Cantabria reafirma un mercado laboral cada vez más ‘inestable y precario’ 

-El sindicato precisa que la región registró el mes pasado un 93,8% de contratos temporales, la tasa más alta de los últimos 15 años en estas fechas

Manifestación del 1 de mayo en Santander / Archivo
Manifestación del 1 de mayo en Santander / Archivo

Santander, 3 de diciembre de 2019-. El secretario general de UGT en Cantabria, Mariano Carmona, aseguró hoy que el nuevo aumento del paro en la región el pasado mes de noviembre “sólo viene a reafirmar un mercado laboral cada vez más inestable y precario con máximos históricos de contratación temporal”.

“El mes pasado un 93,8% de los contratos de trabajo fueron temporales (17.720 de un total de 18.887), el porcentaje más alto desde el año 2004 en estas fechas, lo que confirma que Cantabria evoluciona hacia un empleo cada vez más eventual que siempre conlleva más desempleo y menos prestaciones”, agregó el responsable regional de UGT.

Carmona matizó que “llevamos un año especialmente duro, con aumentos de los expedientes de regulación de empleo más que preocupantes y con un mercado laboral donde crece el paro y el empleo muy temporal”, tras destacar que “a tan sólo un mes para cerrarse el año 2019, rozamos el 94% de contratos temporales (93,6%) y sólo nos superan en este concepto Extremadura y Andalucía”.

El secretario general de UGT comentó que “si algo se está demostrando con esta tendencia negativa es desequilibrar la negociación colectiva y flexibilizar o desregular el mercado de laboral sólo implica repartir precariedad, temporalidad y miseria”.

Carmona subrayó que “aunque han aumentado significativamente los beneficiarios de prestaciones contributivas el mes pasado, casi un 48% de los desempleados de Cantabria no percibe prestación alguna por su situación y seguimos con una de las tasas de cobertura por desempleo más bajas de toda España, un 57,03%, casi seis puntos inferior a la media nacional”.

A Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ya ‘no le coge por sorpresa’ que un mes de noviembre más la Comunidad Autónoma vuelva a liderar el ranking del desempleo en España, siendo la segunda región donde más aumentó la tasa, con 822 personas paradas más, un 2,3% y sólo superada por Baleares.

Desde el sindicato se ha subrayado que supone un “absoluto despropósito que se miren las cifras con resignación por parte de los responsables políticos y que no se dé de una vez por todas una solución a un bucle infinito que condena a Cantabria y a su clase trabajadora a una precariedad sustentada en empleos temporales, parciales y sujetos a una estacionalidad que en realidad suponen “pan para hoy y hambre para mañana”, ha señalado Laura Lombilla, secretaria de Empleo de Comisiones Obreras de Cantabria.

“Es lamentable que los presupuestos del Gobierno de Cantabria para 2020 sean tan continuistas y tan conservadores. No crecen lo que se prevé que va a crecer la economía de la región y eso nos parece un tremendo error porque no se va a combatir los problemas estructurales de nuestro mercado de trabajo. Se mantienen las mismas políticas de empleo que no están dando suficientes resultados y además se reduce la inversión. La situación de precariedad laboral no se corrige con las nuevas cuentas”, ha manifestado Lombilla.

La solución, para este sindicato, es clara. Una apuesta firme por un cambio del modelo productivo, que se aleje de la temporalidad y de los empleos atados a unos meses concretos del año. Sin embargo, desde CCOO han lamentado que el Gobierno de Cantabria no parece querer subirse al tren de la estabilidad y a la creación de empleo de calidad.

Para Lombilla, “la película del desempleo en Cantabria siempre tiene el mismo guión. Hay meses donde se produce un descenso significativo del número de parados, vinculado siempre a los meses de verano o a los periodos turísticos o comerciales por excelencia. Lamentablemente, el tipo de contratos que se firman son efímeros y para nada garantizan la calidad y la estabilidad en el empleo que tanto reivindicamos desde CCOO. Que este no es el modelo ideal queda patente en los meses siguientes a esos periodos ‘florecientes’: el paro vuelve a incrementarse significativamente y volvemos de nuevo a la casilla de salida”.