Un terremoto deja cientos de muertos en Japón

Como consecuencia del terremoto acaecido en Japón, se ha desencadenado un incendio en la central nuclear de Onagawa, al nordeste del país. La central consta de tres reactores BWR de segunda generación, construidos en los años 80 y 90.

Un fuerte terremoto ha causado centenares de muertos en Japón, un país habituado a movimientos de la tierra pero no tan fuertes como este, que ha llegado a alcanzar los 8,8 grados en la escala de Richter. Además, los incendios han causado la declaración del estado de emergencia por parte de las autoridades, al haber sido afectadas algunas centrales nucleares del país nipón. A pesar de no ser de los más antiguos, no ha podido evitarse un incendio en el edificio en que se encuentran las turbinas de la central de Onagawa. Los daños son imposibles de evaluar hasta que se pueda comprobar si las zonas altamente radiactivas de la central han sido afectadas, y en qué medida.

Hace dos años, un terremoto de menor intensidad, provocó una fuga de mil litros de agua radiactiva del circuito primario que fueron a parar al mar. En aquella ocasión el dato se conoció días después, tras denuncias de grupos ecologistas. En esta ocasión los daños pueden ser mayores, dada la intensidad del seísmo, y muestra la vulnerabilidad de las centrales nucleares, incluso de las más modernas, a las fuerzas de la naturaleza.

Japón es uno de los países del mundo que más ha apostado por la energía nuclear, a pesar de estar situado en una zona de muy alta actividad sísmica. En la actualidad hay 55 reactores y dos en construcción. En la zona afectada hay 15 reactores en cinco centrales.  Las últimas cifras de muertos alcanzaban las 400 personas fallecidas a causa de esta catástrofe.