Unidas por Santander opina que el Ayuntamiento trató de ‘eludir la responsabilidad’ del incendio del Museo de Arte

-El concejal de la coalición, Miguel Saro, lamenta que el ‘uso excesivo de contratas’ supone que, cuando ocurre algo tan grave, “no hay a quien reclamar responsabilidad porque el Ayuntamiento desiste de hacer una gestión estricta y directa de aquellas funciones y servicios públicos que debe prestar a los santanderinos”

Unidas por Santander considera que la sentencia del Juzgado de lo Contencioso que impugna la sanción que el Ayuntamiento de Santander impuso a SIEC, relacionada con el incumplimiento del control de la seguridad en el Museo de Arte de Santander (MAS) tras el incendio de noviembre de 2017, pone de manifiesto que el Ayuntamiento “toleró y conoció perfectamente la situación de grave desprotección que sufría el edificio durante las obras”.

“Como ya constaba en el expediente, fue informado seis meses antes de que habían sido desconectados los sistemas de alarma de incendios; es algo que conocía perfectamente el sistema de vigilancia”, ha asegurado el concejal de la coalición, Miguel Saro.

Saro lamenta que, lo que se deduce de los hechos declarados probados en la sentencia, es que “lo que ha hecho el Ayuntamiento más bien es buscar a alguien que se comiera el marrón de la responsabilidad cuando esta es más bien compartida por varias de las contratas a las que el Ayuntamiento encargó la tarea de mantenimiento y vigilancia del inmueble”.

Unidas por Santander relaciona esta situación con el exceso de externalización de varios servicios. “Cuando intervienen tantos elementos ajenos a la administración en la prestación de los servicios públicos, como es habitual en Santander, lo que viene a ocurrir es que el Ayuntamiento pierde la capacidad de gestión de esos servicios e instalaciones”, asegura Saro.

Y, en este caso, se puso ‘en riesgo la destrucción total del patrimonio’ que conserva el Ayuntamiento, “aunque afortunadamente los daños, siendo importantes, no fueron de tal entidad”. “Cuando ocurre algo así no hay a quien reclamar responsabilidad porque el Ayuntamiento desiste de hacer una gestión estricta y directa de aquellas funciones y servicios públicos que debe prestar a los santanderinos”, repone el edil.