Valdecilla, pionero en el desarrollo de competencias de Enfermería a través de la implantación de reservorios subcutáneos braquiales

El Equipo de Enfermería de Radiología Vascular Intervencionista de Valdecilla ha incorporado a sus competencias la colocación de reservorios braquiales subcutáneos, unos dispositivos de acceso venoso que aportan importantes beneficios a los pacientes que precisan tratamientos intravenosos prolongados e intermitentes y que en otros hospitales implantan los radiólogos intervencionistas, los anestesistas o los cirujanos.

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla avanza así en la ampliación de competencias de los profesionales de Enfermería, lo que conlleva beneficios para el paciente y para el propio hospital. Los reservorios de implantación subcutánea ofrecen ventajas fundamentales respecto a los catéteres exteriorizados, ya que permiten acceder al sistema venoso con mayor seguridad y resultan más cómodos para el paciente, mejorando su calidad de vida.

Los reservorios subcutáneos braquiales son pequeños dispositivos que se implantan bajo la piel del antebrazo y que constan de una cámara o depósito conectado a un catéter que se introduce en el interior de una vena -en el caso de los braquiales, en la vena basílica- y cuya punta se aloja en la aurícula derecha.

Estos sistemas permiten acceder de forma habitual y prolongada al árbol venoso para realizar extracción de sangre, administrar fármacos intravenosos o introducir contraste en el aparato circulatorio con fines diagnósticos, lo que resulta especialmente útil y beneficioso en pacientes que requieren punciones repetidas o tratamientos farmacológicos intermitentes durante periodos largos de tiempo: enfermos oncológicos y hematológicos que precisan tratamientos de quimioterapia, enfermos con VIH o pacientes que necesitan nutrición parenteral de larga duración.

Las enfermeras de la sección de Radiología Vascular Intervencionista de Valdecilla tienen una amplia experiencia en la colocación de catéteres de inserción periférica (PICC) en pacientes sometidos a largos tratamientos intravenosos y ahora avanzan un paso más asumiendo la implantación de los sistemas de acceso venoso periférico de larga duración totalmente tunelizados.

Ventajas y beneficios

Los reservorios aúnan las ventajas de los PICC frente a la utilización directa de las venas periféricas (evitan las punciones repetidas, que pueden resultar dolorosas y conllevan riesgo de trombosis y de desplazamientos del catéter) con la posibilidad de mantenerlos durante años sin necesidad de reemplazarlos y, además, al estar completamente cubiertos por la piel (tunelizados), evitan la comunicación del sistema venoso con el exterior, reduciendo el riesgo de infecciones y flebitis.

Mejoran mucho la calidad de vida del paciente, sobre todo porque le permiten mayor libertad de movimientos que el catéter convencional y la inyección intravenosa se convierte en una sencilla inyección subcutánea. Los reservorios son una vía de acceso rápida y fácil de utilizar por el personal sanitario y la necesidad de cuidados de mantenimiento es mínima.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia