Arana apaga el incendio, pero quedan las brasas

Un gol del extremo en el descuento salva un punto para un Racing en un mal partido:

Es mala señal que el equipo salve un punto en el descuento y sea despedido con bronca. Es mala señal que la pancarta más grande del graderío sea para reclamar la renovación de un jugador que apenas ha debutado con el primer equipo. Es mala señal que el presidente del club ande por Cuba en algo relacionado con los puros mientras sus jugadores se juegan tres puntos importantes. Es también mala señal que un centrocampista ceda el balón a un defensa para que sea éste quien cree juego…

Y ante tantas malas señales, el futuro del Racing aparece un tanto gris Y sólo una reacción de cuerpo técnico y jugadores puede enderezar una situación que ha comenzado de forma evidente a desesperar a una afición que en gran número no vio el tanto del empate en el descuento porque estaban camino de casa, desesperanzados por el juego plano del equipo.

El partido había empezado con un Racing que quería jugar pero no tenía ideas para ello. Tchité caía en dos fueras de juego en los primeros diez minutos, Serrano botaba una falta para el despeje del meta osasunista y el delantero africano del Racing no sabía culminar en el 27 un buen pase (el único) de Luis García para batir la puerta pamplonica. Osasuna por su parte sólo inquietó a Toño en un saque de falta que no atinaron los delanteros de Camacho a rematar con acierto. Y poco más que contar de una primera parte casi sin historia: un Osasuna a la expectativa frente a un equipo local sin construcción en el centro del campo, con imprecisiones en esa parte del terreno de juego donde nace la esperanza del gol y un delantero centro cuyo cometido parece ser emular a Zigic en los envíos de Toño y correr con tanto afán como desacierto tras el balón.

Se reanudaba el encuentro con un lanzamiento elevado de Luis García al que contestó Osasuna en el cinco con un gol producto del desacierto de Henrique, lento y torpe como pocos este jugador hábilmente cedido dos años seguidos por el Barcelona quien parece no haberse enterado de lo que se espera de un defensa central de primera división. Parte de la grada no es que se acuerde ya del “merengue” Garay, sino que empiezan a echar en falta al mismísimo Oriol. Parecido error en el mismo sitio que el que cometió Pinillos (al que Crespo no parece mejorar) el día del Valencia que propició el gol de Zigic. Esta vez fue Aranda quien le robó la cartera al defensa y cedió a Pandiani para que batiese sin problemas a Toño.

Y tras el gol el Racing dejó el empuje a los balones en largo y por alto que enviaba su portero y los centrales. Colsa, desconocido por lo fallón, prefería ceder los balones a Torrejón o Cristian para que fueran ellos los que buscaran la cabeza de algún delantero racinguista. Osasuna se pudo aprovechar del desconcierto cántabro, encarnado sobre todo en la figura de Henrique y obtuvo varias aproximaciones peligrosas al área santanderina. Las dos únicas oportunidades verdiblancas de la segunda parte fueron para Serrano, quien está completando hasta el momento el mejor arranque de competición desde su llegada a Santander, quien en el 32 y 42 disparaba sobre la meta de un hasta entonces inédito Ricardo.

Y lo que son las cosas, con gran parte de la afición pitando el juego del equipo llegó en el 95 el gol de Arana al aprovechar el único error de la zaga navarra. Tiene mucha razón Camacho cuando habla en rueda de prensa de la ingratitud del fútbol, pero el gol de Arana no debe ocultar los planteamientos pacatos de ambos técnicos ni sobre todo los problemas evidentes de un Racing quien pierde demasiado crédito para tan poca Liga disputada.

 

FICHA TÉCNICA:

Racing: Toño; Crespo, Henrique, Torrejón, Christian; Luis García (Geijo, min 56), Colsa, Lacen, Serrano; Munitis (Arana, min 71) y Tchité (Xisco, min 71).

 Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Flaño, Josetxo, Monreal; Juanfran (Masoud, min 67), Puñal, Nekounam, Camuñas (Oier, min 85); Pandiani y Aranda (Galán, min 77).

 Goles: 0-1, min 50. Pandiani. 1-1, min 95. Arana.

 Árbitro: Iturralde GonzáleZ. Mostró amarillas a Serrano por el Racing y a Monreal, Puñal, Aranda, Juanfran y Josetxo por el Osasuna.