Aumentan un 200% las agresiones de hijos a sus padres en Cantabria

La violencia filio-parental en España es un grave problema social. Desde 2013, el número de casos aumenta y ya son más de 13 denuncias al día por hijos que agreden a sus padres, según los datos de la Fiscalía General del Estado que ha recopilado Fundación Amigó a través del informe “Violencia filio-parental. Una realidad invisible” con el que quiere dar luz a una realidad que muchas veces es oculta y se esconde, ya que se estima que sólo salen a la luz entre un 10 y un 15% de los casos.

Es un problema complejo y multifactorial que requiere de respuestas especializadas, no sólo para atender a la propia idiosincrasia de la problemática, sino también a los actores implicados, que poseen un perfil muy concreto. Según los datos de la última Memoria de la Fiscalia General del Estado, los expedientes abiertos a jóvenes por este tipo de delito han aumentado año tras año desde 2013 hasta alcanzar las 4898 denuncias de padres a hijos durante el año 2015, cifra que resalta que del total de delitos cometidos por menores de edad, el 18,53% son debidos a la violencia intrafamiliar.

Mientras que desde 2008 disminuye el número de expedientes abiertos a jóvenes por cualquier tipo de delito (26.425 expedientes en 2015, frente 35353 en 2008), el número de casos de violencia filio-parental crece desde 2013.

“Aun así, se estima que sólo se denuncian los casos más graves, entre un 10% y un 15% del total, por lo que estamos hablando de un problema que en la mayoría de las ocasiones es oculto y es necesario dar visibilidad y concienciar a la población del problema existente”, ha señalado María Jose Ridaura, psicóloga de Fundación Amigó.

Ridaura ha añadido que “en los últimos años ha ido creciendo la preocupación en torno a la violencia filio-parental. Los datos estadísticos revelan un preocupante incremento de la violencia ejercida por los hijos adolescentes sobre sus progenitores, sin distinción de clases sociales ni de género. Es de vital importancia dar visibilidad a este problema y actuar desde la prevención para conseguir detectar los casos cuando el vínculo afectivo no está demasiado deteriorado”.

Cantabria

Durante 2015 se registraron 45 casos de violencia filio-parental en Cantabria, lo que supone el 0,91% del total de casos de España. Durante 2014 fueron 15, por lo que la cifra ha aumentado un 200%. A pesar de este incremento, sigue siendo una de las comunidades autónomas en las que hay una menor presencia de este fenómeno.