Santander

El Ayuntamiento de Santander instala cuatro columpios infantiles adaptados para niños con movilidad reducida

  • La ciudad cuenta ya con 647 elementos de juego en áreas infantiles que pueden ser utilizadas por niños con discapacidad
  • Del Pozo destaca la importancia de crear espacios de juego inclusivos en los que los pequeños compartan momentos de ocio y asimilen con normalidad las diferencias

El Ayuntamiento de Santander ha instalado cuatro columpios infantiles adaptados para niños con movilidad reducida en las áreas infantiles de la Alameda de Oviedo, la campa de la Magdalena, el parque de Las Llamas y la Finca Altamira.

Se trata, en concreto, de columpios con arneses que pueden ser utilizados no sólo por niños con discapacidad, sino también por cualquier otro menor, igual que ocurre con otros elementos de juego existentes ya en distintos parques y áreas infantiles de la ciudad.

El concejal de Autonomía Personal, Roberto del Pozo, ha explicado que Santander cuenta en la actualidad con 647 juegos infantiles que pueden ser utilizados por niños con movilidad reducida, que se encuentran distribuidos por toda la ciudad, en prácticamente todas las áreas infantiles.

Con la instalación de los nuevos columpios se siguen ampliando esos elementos aptos para niños con discapacidad y se favorece la integración de estos pequeños a través del juego que, en opinión del edil, es uno de los mejores cauces para que los niños asimilen con normalidad las diferencias.

Por ello, ha apostado por seguir promoviendo espacios de juego inclusivos y actividades en las que los niños comprendan que pueden compartir juegos y su tiempo de ocio con otros pequeños sin que la discapacidad sea un impedimento.

En este sentido, Del Pozo ha recordado que el Ayuntamiento organiza junto a CERMI los talleres del programa ‘¡A jugar juntos!’, dirigidos a niños de 5 a 10 años.

En ellos, los menores aprenden que pueden jugar y compartir momentos de ocio con otros niños con discapacidad, se les inculcan actitudes de respeto, colaboración y aceptación, y se ponen en la piel de las personas con discapacidad a través de diversos juegos, como pintar con los pies o la boca, hacer un circuito en silla de ruedas o con un antifaz y una persona de apoyo, o aprender a decir su nombre o animales en lengua de signos.

You may also like

Comments are closed.

More in:Santander