El Racing cae en Valencia por la mínima

El Racing se dejó en Mestalla (1-0) el premio que merecía

 

Esta vez el fútbol no hizo justicia. La positiva racha racinguista a orillas del Turia se quebró y la derrota (1-0) se debió más al acierto del teórico grande, en las contadas ocasiones de que dispuso, que a los merecimientos propios. El Racing se dejó en Mestalla el premio que mereció. No bastaron ni un envío de Rosenberg al travesaño, ni otro remate sobre la marcha del sueco ni una tijereta de Ariel ni otra oportunidad de Munitis. Las ocasiones fueron del cuadro cántabro pero la victoria llevó color valencianista.

Desde diciembre de 2009 el Valencia no pierde en su cancha. Los racinguistas estuvieron cerca de romper ese signo o al menos de llevarse un punto. Pero, a la hora de la verdad, decidió una jugada fuera de tiempo. Maduro anotó, de cabeza, cuando hacía ya bastante más de un minuto (que era lo añadido) que el tiempo extra se había cumplido. Hasta entonces (minuto 47-48) el Racing había sido superior a uno de los mejores equipos del fútbol español. El balompié de los cántabros se exhibió por momentos y las ocasiones fueron superiores a las de los locales, en cantidad y calidad.

Buena imagen

Portugal confesó, al término del choque, que se marchaba triste de Valencia “porque hicimos balompié suficiente como para merecer bastante más”. El Racing jamás bajó los brazos, ni siquiera cuando los levantinos se adelantaron en el marcador, “causamos una imagen excelente y demostramos que estamos en el buen camino, de hacer fútbol y de ir a por el rival”.

El primer tiempo racinguista fue casi completo. Ante uno de los conjuntos más potentes del campeonato, el cuadro de El Sardinero no sólo replicó, sino que impuso su esquema y toque. Ya a los 11 minutos dispuso de la primera ocasión. Fue en una cesión de Albelda a César y el libre indirecto, ejecutado por Arana desde una posición intermedia entre el punto de penalti y la frontal del área de meta, se fue a la barrera, muy adelantada. Si dos minutos después Mata dio el pase de la muerte Joaquín y detuvo Toño, en el 21 Munitis, muy activo y participativo todo el rato, cedió a Rosenberg y el sueco remató sobre la marcha, despejando a córner César.

Sobresaliente primer tiempo

Empezaba el Racing a meter miedo con sus oportunidades y, sobre todo, con su juego trenzado, de apoyos, búsqueda de bandas y centro final hacia los puntas. El bloque se respaldaba, unía y empujaba con ambición. Defendía con rigor y decisión ante un rival más que peligroso. Desde las alas Kennedy tocaba con precisión y Munitis remataba alto a los 33 y Rosenberg, de cabeza, enviaba al travesaño, superado César, a los 38. Todavía antes del intermedio pasaron cosas. En el 40 nuevo remate elevado de Munitis y en el 46 lance de Aduriz, tras jugada del internacional Mata, sacando Francis, así como en el córner siguiente llegó el gol, casi a telón bajado.

La primera parte fue de un Racing que no plantó cara únicamente, sino que, además, buscó la puerta del veterano César con soltura. El equipo fue subiendo su nivel técnico y táctico paulatinamente hasta dominar a un Valencia que replicaba por momentos. El ritmo de juego era alto y los cántabros evidenciaban llegar con capacidad a este comienzo del campeonato, ante oponentes de la elite europea.

Más ocasiones racinguistas

Si no hubo fortuna en la sobresaliente primera mitad, tampoco en la continuación. Y eso que a los cinco minutos Munitis dejó solo a Rosenberg ante César, el ex delantero del Werder Bremen remató duro, pero al cuerpo del meta. La gran ocasión que se fue al limbo pareció abrir el partido. Aduriz protagonizó dos acciones de ataque, Ariel remató de tijera a los 70 y anduco cerca de anotar un gol para el recuerdo, Tziolis, Ariel y Rosenberg no llegaron por centímetros a rematar un centro desde la izquierda en el minuto 80…

Eran las pruebas del fútbol abierto de un partido descarado. El Racing aún pudo golear en dos acciones de Ariel, desde la izquierda, y Tziolis, de larga distancia, pero no se concretaron. Sólo faltó la diana en una segunda parte donde los racinguistas no brillaron tanto como en la primera, pero nunca estuvieron por debajo de sus contrarios.

Meritorio, pues, el encuentro del Racing ante uno de los equipos más potentes que se puede encontrar en el difícil campeonato de Primera División. Se necesitó completar la notable faena con alguna diana. Cerca se anduvo y en varias ocasiones. Pero esta vez parecía que el balompié, en sí, no quería premiar a quien se hacía acreedor a algún punto. Al menos quedó el buen sabor del notable trabajo general, la progresión en el fútbol de orden, bandas, toque y remate que Portugal pretende y la positiva imagen que volvió a dar el Racing en uno de sus campos más afortunados, Mestalla.

 

FICHA TÉCNICA

Valencia: César, Miguel, Ricardo Costa, Maduro, Jordi Alba, Joaquín, Albelda, Banega (Tino Costa, m.24), Vicente (Mathieu 88), Mata (Chori Domínguez 70) y Aduriz.

Racing: Toño, Francis, Henrique, Torrejón, Cisma, Colsa, Diop (Tziolis, 67), Kennedy, Munitis (Adrián González 81), Arana (Ariel 65) y Rosenberg.

Gol:

1-0 m. 47 Se jugaba el descuento del primer tiempo, con más de dos minutos, el Racing salvó un ataque con un córner. Sacó el Valencia, balón retrasado al segundo palo, donde recogió Mata, quien pasó alto y Maduro marcó de cabeza.

Árbitro: Paradas Romero, Comité Andaluz. Amonestó por el Valencia a Joaquín, César, Ricardo Costa y Tino Costa por el Racing a Munitis y Torrejón.

Incidencias: Partido de la segunda jornada de Primera División, disputado en el campo de Mestalla ante 45.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones, aunque algo seco. Tarde soleada con 30 grados. El Racing botó ocho saques de esquina, por seis el Valencia. En el Racing se registró el debut del sueco Rosenberg.

El colegiado no permitió al Racing utilizar su tercera equipación (camisola plateada y pantalón dorado) ni tampoco, como alternativa, la segunda (negra entera con detalles rojos y azules. Por ello hubo que improvisar un uniforme con la camiseta y las medias de la segunda y el pantalón de la tercera.