Embargan las cuentas bancarias de WGA en Suiza

Se estrecha el cerco sobre Alí Syed (WGA)La empresa neozelandesa McNabb Group Properties se ha sumado a la hilera de denuncias contra Western Gulf Advisory (WGA), empresa de préstamos gestionada por Alí Syed, dueño del Racing de Santander.

Esta empresa, según la propia compañía ha informado mediante un comunicado, ha logrado una orden judicial para congelar cuentas bancarias de WGA en Suiza.

Este embargo sobre las cuentas suizas de la empresa gestionada por Alí Syed se suma al embargo sobre sus cuentas en Bahréin, tal como ya adelantó en primicia CANTABRIA DIARIO en su momento.

 

McNabb también ha presentado un proceso penal en Suiza y en Bahrein contra la WGA, dentro de una serie de eventos que comenzaron a finales del año pasado, cuando McNabb buscó financiación para un proyecto de hotel en Auckland y Waihi Discovery y fue abordado por un intermediario de WGA en Nueva Zelanda. McNabb adelantó unos 1,1 millones de dólares neozelandeses a WGA para cubrir los honorarios.

Las campanas de alarma empezaron a sonar a mediados de marzo, cuando WGA violó el acuerdo al no retornar los fondos de McNabb cuando se le pidió. McNabb contrató a un investigador privado y al abogado Mark Van Leewarden para investigar a WGA. El investigador privado viajó a Dubai y Suiza, y con la evidencia fue capaz de convencer a las autoridades bancarias suizas para congelar la cuenta de WGA.

Gary McNabb, director de McNabb, dice que WGA ha amenazado con demandar a la empresa de Nueva Zelanda por 6 millones, pero considera que las amenazas no tienen fundamento.

“Ellos no tienen motivo de derecho alguno para demandarnos. Nuestro contrato con ellos – que se encuentra bajo jurisdicción suiza – dice que si no se completa tienen que devolver todos los fondos a nosotros de inmediato.

“Nuestra exposición es una gota en el mar cuando se considera que los inversores australianos habrían enviado unos US $ 100 millones a WGA. Estamos muy contentos de haber tomado medidas positivas para recuperar nuestro dinero cuando empezamos a sospechar de WGA”, dice McNabb.

“Esperamos que, mediante la publicación de lo que ha sucedido, los inversores o prestatarios estén advertidos sobre WGA y otros que han tenido tratos con ellos, lo que puede ayudar a detener a un estafador muy inteligente.”