López del Moral destaca el trabajo de la Justicia por ‘atender las necesidades sociales que más preocupan a los ciudadanos’

 

  • El presidente del Tribunal Superior presenta la Memoria Judicial de 2017 ante las autoridades de la región

  • Destaca el refuerzo en los órganos penales para dar una “eficaz y contundente” respuesta judicial a la corrupción, y la labor del juzgado de cláusulas suelo para atender una demanda social

  • Un año más, solicita la creación de nuevos juzgados en Santander y San Vicente de la Barquera, y nuevos magistrados para la Audiencia

  • Una oficina de atención a la víctima, mejor coordinación con el ICASS y menores tiempo de respuesta de los equipos psicosociales son otras de las necesidades pendientes

Santander, 6 de julio de 2018.-

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, José Luis López del Moral, presentó hoy ante la sociedad cántabra la Memoria Judicial correspondiente a 2017.

En presencia de las principales autoridades de la región, López del Moral subrayó las medidas adoptadas por la Justicia a lo largo del pasado año, “encaminadas a atender las necesidades sociales que más preocupan a nuestra ciudadanía”.

Los jueces españoles desarrollan sus funciones con profesionalidad y sentido del deber, conscientes de las necesidades que presenta la sociedad española, de sus anhelos, de sus problemas y dificultades, de sus retos y aspiraciones”, señaló.

En este sentido, destacó que se han reforzado los órganos penales de la región para dar una “más eficaz y contundente respuesta judicial” al fenómeno de la corrupción, “siempre y de forma irrenunciable con pleno respecto a las garantías de los justiciables”.

Junto a ello, subrayó la puesta en marcha el pasado año del refuerzo que supone el Juzgado de las conocidas como cláusulas suelo, cuya finalidad es conocer todas aquellas demandas relativas a condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias y cuyo prestatario es una persona física.

Indicó, en este sentido, que con ello se ha pretendido dar “la mejor atención” a una demanda social que ha generado “un gran volumen de litigiosidad en materia civil”, y es que actualmente la entrada de asuntos en este órgano de refuerzo que atienden tres jueces supera con creces el módulo de entrada por juez contemplado por el Consejo General del Poder Judicial para este tipo de órganos.

Comparecerá ante el Parlamento

El presidente del Tribunal Superior presentó ante las autoridades de Cantabria la Memoria Judicial del pasado año, un documento que repasa la actividad de los juzgados y tribunales de la comunidad autónoma durante el último año, dibuja una radiografía de la actividad judicial en Cantabria y traza el camino hacia el que se dirige la justicia en la región.

La Memoria hoy dada a conocer será remitida al Parlamento de Cantabria con el fin de que el presidente del Tribunal Superior tenga la oportunidad de comparecer ante los diputados regionales y atender a todas sus demandas.

En el acto de esta mañana, López del Moral estuvo acompañado de la Sala de Gobierno de Tribunal Superior y la fiscal superior de Cantabria, Pilar Jiménez Bados, quien también intervino en el acto.

Al mismo, asistieron el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; la presidenta del Parlamento regional, Dolores Gorostiaga; el delegado del Gobierno, Pablo Zuloaga, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

También estuvo presente la vicepresidenta del Gobierno, Rosa Eva Díaz Tezanos; el consejero del ramo, Rafael de la Sierra, y los representantes de los colegios profesionales de Abogados, Procuradores y Graduados Sociales, entre otros invitados.

Capítulo de necesidades

El documento presentado repasa el estado de la Justicia y apunta a sus necesidades más acuciantes, entre las que se encuentran, un año más, la creación de nuevos órganos judiciales.

En primer lugar, se solicita un nuevo Juzgado de Primera Instancia para Santander dado el volumen de asuntos que actualmente registra cada uno de los ahora existentes.

A ello se suma este año una nueva circunstancia, y es que desde primeros de este año el Juzgado nº 2 es competente con carácter exclusivo y excluyente de los asuntos de cláusulas suelo y similares. Ello supone que el resto de asuntos se reparten entre un órgano menos que lo que ocurría con anterioridad.

Junto a ello, una vez más la Memoria solicita un nuevo Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en San Vicente de la Barquera, en atención al volumen de asuntos que registra el único existente y a la extensión del partido judicial al que atiende.

Además, el documento plantea la necesidad de crear dos nuevas plazas de magistrado en cada una de las dos secciones penales de la Audiencia Provincial.

Para justificar esta petición, la Memoria alude a la cada vez mayor complejidad de las causas y a la aplicación de los recientes criterios jurisprudenciales que apuntan a una posible pérdida de imparcialidad del órgano de enjuiciamiento cuando éste ya ha dictado resoluciones resolviendo recursos interpuestos en fase instructora.

Más allá de las necesidades de planta judicial, la Memoria detalla otras, como la necesidad de que los equipos psicosociales que prestan servicios en los juzgados reduzcan los tiempos para emitir informes; la obligación legal de configurar una oficina de atención a la víctima que cumpla con las exigencias del Estatuto de la Víctima aprobado por ley en 2015; o la mejor coordinación con el Instituto Cántabro de Servicios Sociales en relación a la atención a los menores.

Aumentan los asuntos civiles en trámite un 22%


La Memoria también repasa la actividad judicial del último año.

A lo largo de 2017, los órganos judiciales en Cantabria resolvieron un total de 73.004 asuntos y dictaron 71.849 resoluciones, entre sentencias (20.651), autos (29.853) y decretos (21.345).

La tasa de resolución de los órganos judiciales de Cantabria, que pone en relación los asuntos resueltos y los ingresados, se situó en una cifra similar a la media nacional, que es del 0,97.

Desagregando esta tasa por jurisdicciones, la penal y la contencioso-administrativa tuvieron tasas superiores a la media –tasas de 1,01 y 1,03, respectivamente-, mientras que la social fue de 0,96 y la civil del 0,93.

A fecha 31 de diciembre de 2017 los juzgados y tribunales de Cantabria seguían tramitando un total de 23.257 asuntos, un 10,3% más que en 2016, debido fundamentalmente al incremento de registro de asuntos en la jurisdicción civil como consecuencia de las demandas sobre cláusulas abusivas en los contratos bancarios y las correspondientes a otros productos financieros.

Así, mientras que los asuntos en trámite disminuyeron un 4,6% en penal, un 1,2% en contencioso-administrativo y fueron similares a un año antes en social, a 31 de diciembre los órganos civiles de la región tenían en trámite un 22% de asuntos más que los que se encontraban en esa situación a finales de 2016.

Aumentan los asuntos por juez

Por otro lado, la tasa de pendencia -que pone en relación los asuntos que permanecen en trámite al final del periodo con los resueltos-, fue en Cantabria de 0,32, la cuarta más baja de España y muy inferior a la media nacional, que se situó en 0,41.

El número de asuntos ingresado por cada miembro de la carrera judicial se ha visto incrementado en un 3% respecto de la anualidad anterior, siendo de 1.002,7 asuntos.

El porcentaje de sentencias que se recurrieron se situó en una cifra muy similar a la de la pasada anualidad: el 18,2% frente al 17,6% del año anterior.

Finalmente, el porcentaje de sentencias dictadas por jueces o juezas de carrera aumentó hasta un 94,2%, un 2,3% más que el año anterior; y la duración media de los procedimientos fue de 3,6 meses en la primera instancia y de 4 meses en la segunda instancia, cifras muy similares a las de 2016.