Mejora la calidad del aire en Cantabria

Francisco Martín, consejero de Medio AmbienteSegún informa la Consejería de Medio Ambiente, Cantabria gozó durante 2010 de la mejor calidad del aire desde el inicio de la serie histórica de control de emisiones. Los datos consignados por la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire de Cantabria (RCVCA) presentaron, durante el pasado año, los niveles más bajos de concentración atmosférica de contaminantes desde que diera comienzo la monitorización de emisiones y partículas PM10, hace más de una década, en 1999.

Punto negro en la comarca del Besaya

Para el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, los datos señalados reflejan «el enorme esfuerzo en tiempo y recursos empleado en garantizar un aire limpio para todos los cántabros». En palabras del consejero, «el acceso al agua y a una atmósfera saludable son derechos básicos de ciudadanía, cuya defensa y preservación ha sido y es la máxima prioridad en la línea de acción de la Consejería».

 

Las cifras ofrecidas por el Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA), adscrito al departamento presidido por Francisco Martín, muestran los mejores niveles de dióxido de azufre (SO2), sulfuro de hidrógeno (SH2) y dióxido de nitrógeno (NO2) desde 1999.

 

En el transcurso del periodo analizado, no se han consignado superaciones de los valores límite diarios de SO2 en las once estaciones de la RCVCA, mientras que tan sólo se han registrado 4 superaciones de los topes horarios, con un descenso del 33,3 por ciento con respecto a 2009 que presentó 6, y para una variable que registró 39 superaciones en 2003.

 

La normativa en vigor establece, siempre por estación de control, un umbral tope de concentración media diaria de SO2 de 125 microgramos por metro cúbico, cuya superación se permite en un máximo anual de 3 ocasiones; mientras que los valores límite horarios están en 350 microgramos por metro cúbico, con una frontera de tolerancia de 24 superaciones. Por tanto, los niveles regionales en 2010 han cumplido con la legislación vigente de forma amplia.

 

Por otro lado, no se ha registrado quiebra alguna de la situación admisible diaria de SH2, mientras que las superaciones de los límites treintaminutales se han reducido en casi un 21 por ciento en relación al mismo período de 2009, donde se produjeron 34 frente a 43.

 

En este caso, el marco regulador no permite superaciones de los topes medios diarios (40 microgramos por metro cúbico), ni treintaminutales (100 microgramos por metro cúbico). No obstante, los avances en el control y eliminación de este contaminante son evidentes: 2010 es – tras 2009 – el segundo año sin quiebras de los límites diarios desde 1999 (sirvan como referencia las 30 de 2002), mientras que las treintaminutales (34) apenas supusieron un 5,38 por ciento de las detectadas en 2003 (632).

 

Por lo que respecta al NO2, se mantiene el estricto cumplimiento de los topes vigentes, pese a su endurecimiento en 2010, con reducciones de los niveles admisibles de concentración media anual, de 42 a 40 microgramos por metro cúbico, y horaria, con un tope admisible de 18 superaciones.

 

Los resultados de los once puntos de control de la RCVCA para el pasado ejercicio no registraron ni una sola superación de los límites horarios, mientras que los niveles de concentración media han sido inferiores a la norma y se mantienen estables en relación a 2009.

 

Cabe reseñar la consolidación de la mejora de los valores de este contaminante – ligado de forma estrecha a la densidad de vehículos – en los puntos de control tradicionalmente más afectados, como el centro de Santander y la localidad de Barreda, en Torrelavega.

 

PM10 y PM2,5

 

En cuanto a las partículas PM10, se han registrado también las concentraciones en el aire cántabro más reducidas de toda la serie histórica de control. Durante 2010, las estaciones de la RCVA han consignado una cifra conjunta de 105 superaciones de los valores límite diarios, frente a las 121 de 2009 (un 13,2 por ciento de disminución).

 

Este material particulado, cuyo diámetro es inferior a las 10 micras (cada micra equivale a la milésima parte de 1 milímetro), tiene su origen, junto con la actividad industrial, en variables naturales estacionales como el polen o la entrada de masas de aire africano, además de en el tráfico por carretera.

 

La tendencia de mejora de los niveles de PM10 es aún más espectacular si se comparan los niveles actuales con los de 2003, que sufrió 724 quiebras de los límites establecidos. Aquel año, sólo los datos recogidos en las tres estaciones torrelaveguenses (175) o los puntos de control de la Bahía de Santander (329) reflejaban un número de superaciones mayor que las consignadas en 2010 para el conjunto de Cantabria.

 

La normativa fija en 35 jornadas/año el número máximo de días en los que la concentración media de PM10 puede exceder los 50 microgramos por metro cúbico. Todos los puntos de control de la Red de Medio Ambiente están por debajo del límite señalado, con la sola excepción de la estación de Cros-Camargo con 38 jornadas de superación anual. Sin embargo, estos datos no tienen en cuenta ni los factores de corrección, ni las aportaciones naturales de partículas, lo que reducirá el número global de superaciones y, más en concreto, las de esta zona camarguesa.

 

La variable de corrección referida afecta también a la concentración media anual admisible por la legislación vigente, 40 microgramos por metro cúbico. Valor que los niveles registrados en todas y cada una de las once estaciones de la RCVCA cumplen ya antes de la aplicación de dicha variable.

 

Este cumplimiento de los límites normativos anuales es especialmente significativo en los casos de los puntos de control de Guarnizo, Camargo (Cros), Santander Centro o Barreda, que soportan un intensísimo tráfico rodado.

 

La Directiva 2008/50/CE establece también la evaluación de los niveles, además de las PM10, de las PM2,5 (partículas de diámetro inferior a 2,5). El límite establecido por la Directiva para estas partículas (25 microgramos por metro cúbico) entrará en vigor en 2015, pero este límite ya se cumple en los dos puntos más críticos de la región, como son la aglomeración denominada Bahía de Santander, con mediciones efectuadas en la estación de Tetuán que dio 19 microgramos por metro cúbico en 2007, y 12 microgramos por metro cúbico, en 2009, y la comarca de Torrelavega con mediciones efectuadas en la estación de Barreda que dio 16 microgramos por metro cúbico, entre junio 2008 y agosto 2009, y 12 microgramos por metro cúbico entre marzo y diciembre de 2010.

 

Otros contaminantes de incidencia marginal, como monóxido de carbono (CO), ozono (O3) y benceno (C6H6), se encuentran también en niveles inferiores a los admitidos por la legislación en todo el territorio cántabro.

 

Protocolos de control

 

Entre los protocolos y mecanismos de control de la actividad industrial implementados por Medio Ambiente destacan los instrumentos de medición en tiempo real en conexión directa con la Consejería, empleados en los casos en que las emisiones – por volumen o toxicidad – son especialmente conflictivas, como los óxidos de nitrógeno (NOx) o el SO2.

 

A estas medidas, se une toda una serie de condicionados obligatorios entre las que cabe reseñar: la eliminación directa de focos emisores, la instalación y/o mejora de sistemas de captación y tratamiento de gases y filtrado de partículas, los captadores y sistemas de reciclado de compuestos orgánicos volátiles, o la adecuación del proceso productivo al empleo de combustibles de menor nivel contaminante, entre otras actuaciones.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia