Opinión / Tribuna libre

Nuestra querida sanidad pública

Elena Hernández Lauffer

Por Elena Hernández Lauffer

Elena Hernández Lauffer{xtypo_dropcap}A{/xtypo_dropcap}nte la decisión por parte del Gobierno de privar a los “sin papeles” de sanidad pública y viendo como muchos se llevan las manos a la cabeza, no tenemos nada más que ver a países bien cercanos carentes de sanidad pública con economías mucho más fuertes que la maltrecha española.

Muchos son los inmigrantes a los que he escuchado quejarse de la según ellos pésima sanidad pública de España cuando vienen de países en donde esta ni existe y yo, siendo española presumo de ella.

Presumo de los profesionales con los que cuenta, presumo de los avances, de la atención, de las instalaciones… y pienso los esfuerzos tan tremendos que tenemos que hacer todos los que las mantenemos. Las mantenemos con nuestras cotizaciones, nuestros impuestos… y agradecemos la gran suerte que tenemos por contar con ella.

Ante el comentario publicado hoy en “Confidencial” sobre que una migraña va a pasar a costar 122 €, diré que yo, enferma de migrañas desde hace unos 10 años aproximadamente, nunca he acudido de urgencias por tal motivo. Todo aquel que padece migrañas sabe la medicación a tomar, sabe lo que suelen durarle y la intensidad con la que le dan . Uno a veces acaba volviéndose medio loco, dándose cocotazos contra la pared e incluso con lágrimas en los ojos por el dolor (como me ocurre a mi). Aún así, repito, no he acudido a Urgencias.

En cuanto a los doctores que se han manifestado contra tal medida y dicen pensar seguir atendiendo a los inmigrantes “sin papeles”, claro, es lo que deben hacer, pero no a costa del Estado y de “algunos” españoles (los que cotizamos religiosamente sin fraudes, escaqueos ni puñetas) sino a costa de ellos mismos, de donar su tiempo y conocimientos por los más necesitados, siguiendo así el ejemplo de sus compañeros tanto o más profesionales que actúan como voluntarios desde hace tiempo.
Existen profesionales médicos de todas las especialidades que finalizada su jornada laboral, dedican su tiempo a atender a quien lo necesite sin fines lucrativos de por medio. Gracias a ellos al menos en la Comunidad de Madrid, nadie queda sin ser atendido.
Solo tienen que acudir a los servicios sociales y ahí les indicarán donde se encuentran.
En la situación en la que se encuentra España es primordial el papel de los voluntarios y se les da muy poco protagonismo.

Quien quiere ayudar, ayuda y quien quiere que todos gocen de sanidad, empieza por dar ejemplo y no se dedica a patalear y reivindicar lo que es insostenible gracias a tanto “chorizo” con … y sin papeles.
Gracias a tanto despilfarro por unos y abuso por otros muchos de la Sanidad, ahora no hay para todos. Guste o no guste. Las soluciones son otras, pero claro ni cuestan, ni ganas nada con ellas y como son bonitas, muy pocos están dispuestos a ofrecerlas.

 

 

You may also like

Comments are closed.