Pasaje Seguro homenajea a Aylan y a todas las víctimas de las políticas migratorias de la UE

-Celebrarán un acto con velas y farolillos en la Plaza de las Atarazanas para recordar la ‘inhumanidad e ilegalidad’ de las instituciones europeas y españolas

Este sábado, 2 de septiembre, se cumplen dos años de la muerte de Aylan Kurdi, el niño kurdo cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en las costas turcas, convirtiéndose en un ‘doloroso símbolo’ de la respuesta europea a la necesidad de acogida de las personas refugiadas.

Por ello, Pasaje Seguro celebrará una concentración el mismo sábado, a las 20.30 horas en la Plaza de las Atarazanas para “rendir homenaje a Aylan y a todo lo que representa: la muerte y el sufrimiento de familias enteras que arriesgan su vida por falta de decisiones políticas que garanticen vías seguras para que, quienes tienen derecho a buscar refugio, puedan acceder a él sin arriesgar la vida”, explican desde el grupo de trabajo ciudadano.

El acto consistirá en un pequeño homenaje a todas las víctimas en el que se leerán poemas y frases de homenaje y denuncia de la situación actual. Del mismo modo, habrá lugar para escribir o pintar en papel continuo, en el entorno de la fuente de la Catedral, cuantos mensajes, frases o dibujos quieran dejar los asistentes sobre lo que les provoca la situación actual de los refugiados, el Mediterráneo como frontera letal, la Europa Fortaleza o el ‘desprecio que vivimos hacia los Derechos Humanos’. También habrá una sencilla exposición de fotografías e imágenes alusivas a la situación.

El acto concluirá con el encendido de velas que traigan los asistentes y otras que se proporcionen, así como con el encendido simbólico de farolillos sobre la lámina de agua.

Por qué conmemorar esta fecha

Aylan kurdi no fue el primer niño en morir ahogado en el Mediterráneo fruto de la reciente crisis de refugiados provocada por la guerra de Siria. Otras crisis, otras guerras y situaciones provocaron antes esa montaña de dolor que es la muerte de un niño. Aylan conmovió al mundo, pero otros seres humanos, muchos niños después de él, han fallecido, y dos años después siguen sin existir decisiones políticas dirigidas a evitarlo. El Estado español sólo ha acogido a fecha de hoy a un 10% de la cifra pactada (1.888 personas de las 17.337 que deberían haber llegado hasta este septiembre).

Para Pasaje Seguro es una evidencia que “las decisiones políticas de Europa y sus Estados están directa y claramente decididas a contener, a repeler a personas que sólo pretenden ejercer su derecho a huir de la guerra y de una vida sin condiciones dignas”. Por ello, señalan: “ Queremos concienciar a la sociedad que se conmovió con las imágenes de Aylan para que exija a sus gobiernos un cambio en sus políticas y en sus prioridades”.