• 10 de agosto de 2022

Pegasusgate

 Pegasusgate

Borja San Emeterio

Por Borja San Emeterio

Borja San Emeterio
Borja San Emeterio

Después de una semana trepidante, que más que una semana parlamentaria al uso se ha convertido en un juego de espías estilo James Bond, debemos tener claros varios aspectos. 

Lo primero que hoy en la comisión de gastos reservados, o lo que comúnmente conocemos como secretos oficiales, se ha aclarado que los usos del CNI de Pegasus eran delimitados y accionados por orden judicial y no de manera política como se creía.

Segundo, el espionaje a distintos altos cargos del gobierno, Pedro Sánchez y Margarita Robles entre otros, ha sido realizados por terceros países, y por las fechas y a quien se atacó podemos intuir quién ha sido.

Pegasus a día de hoy puede ser adquirido por cualquier tipo de inteligencia de cualquier país.

Un mensaje que debemos trasmitir a la sociedad y aclarar, el espionaje a independentistas y relacionados se hizo de forma legal y sujeta a el control judicial, no se utilizará por parte del CNI información personal para perjudicar a «adversarios políticos», cabe destacar antes de la formación de la comisión la actuación de Margarita Robles, Ministra de defensa y una de la mejores valoradas a izquierda y derecha del arco parlamentario.

Su actuación con la legalidad y como delimitó lo que podía explicar en la sesión de control nos hizo ver que tenemos una Ministra de defensa con una gran formación judicial.

Hay que tratar de ver el espionaje al gobierno como una vulnerabilidad grande dentro de la ciberseguridad del estado, no como una casualidad política no menor. He aquí la cuestión, a las puertas de la cumbre de la OTAN se nos cuestiona la seguridad nacional.

En resumen, un juego de espías que más que tener que ser tratado como lo que debe ser, secreto, se anuncia a bombo y platillo para perjudicar a una institución como el CNI, a las puertas de la Cumbre de la OTAN. Esto no puede dañar la imagen y con la comisión de gastos reservados tanto los grupos mayoritarios como grupos minoritarios, que gracias a la iniciativa de la Presidenta del Congreso, pudieron asistir a esa comisión y preguntar a la directora del CNI.

Movimiento planeado de la derecha o casualidad que los casos de espionaje se saquen a la luz para dañar la imagen del gobierno. Antes se usaban espías para desestabilizar gobiernos y ahora ciberataques anunciados.

La vida es cíclica pero nuestro CNI es capaz de protegernos y garantizar nuestra defensa nacional, aunque algunos piden la cabeza de la directora, cosa no entendible viendo su impecable hoja de servicio.

Mejor tener una comisión de gastos reservados diversa en la que todos los grupos puedan preguntar y saber en qué y porqué, y sobre todo, que este suceso no se suceda y no volvamos a las cloacas del estado tan usadas por el PP en sus gobiernos, con casos tan sonados como la Kitchen.

Mejor transmitir transparencia que no el ocultismo de la derecha y la ultraderecha.

Palabra de joven.

Compartir: