Se inician los trabajos preliminares para el derribo de la vieja sede del Gobierno en Puertochico

 

El consejero de Presidencia destaca la importancia de contar con un nuevo edificio institucional, que “revitalizará” el centro de la ciudad

El consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, ha supervisado esta mañana el inicio de las labores de demolición de la antigua sede del Gobierno en Puertochico, tras finalizar el vallado perimetral de la finca.

Mediavilla ha realizado además una última visita a las dependencias de la antigua sede, acompañado del director general de Protección Civil, José Luis Gochicoa, y técnicos de la empresa adjudicataria de la obra de derribo.

El consejero ha informado que, una vez trasladada la balaustrada interior del recibidor del edificio, mañana continuarán las labores con la retirada manual de las placas de la cubierta y los elementos representativos del inmueble, como es el caso de los escudos de la fachada. La próxima semana proseguirán los trabajos de forma mecánica, mediante la utilización de máquinas retroexcavadoras o similares.

Estos trabajos se realizarán desde la planta superior a la inferior, de tal forma que la demolición se vaya efectuando al mismo nivel. “Se ejecutará de forma controlada, atendiendo a todas las normas de seguridad y minimizando en lo posible los perjuicios que causan este tipo de trabajos”, ha asegurado el consejero.

Mediavilla ha precisado que el Gobierno ya cuenta con los permisos correspondientes del Ayuntamiento de Santander para cortar las calles Barcelona y Antonio del Puerto. También, se dispone de la oportuna licencia para proceder al corte de la calle San Vicente de la Barquera, que se llevará a cabo en próximas fechas, cuando avance el proceso de demolición.

La superficie construida a demoler es de 8.882 metros cuadrados. Cuando se finalice totalmente este trabajo, se intentará localizar y recuperar la caja de la primera piedra de la construcción del antiguo edificio con todo su contenido original.

Espaldarazo al centro de la ciudad

A juicio de Mediavilla, el comienzo de este derribo “marca el inicio de una nueva Administración Autonómica”, basada en la construcción de una nueva sede institucional, un proyecto “necesario para contar con unas dotaciones administrativas modernas y ubicar en una sola dependencia la práctica totalidad de los servicios de atención al ciudadano”.

Además, el consejero de Presidencia ha subrayado la importancia de contar en Santander con un “edificio emblemático”, diseñado por “uno de los mejores arquitectos del mundo como es Rafael Moneo” y que revitalizará, “sin lugar a dudas”, la zona, al tiempo que supondrá un “espaldarazo para el comercio y el dinamismo del Santander del siglo XXI”.

Reducción del impacto

En el día de ayer, el Gobierno de Cantabria y la Unión Temporal de Empresas (UTE), formada por Ascán y Dragados, firmaron el contrato de derribo de la antigua sede, que cuenta con un presupuesto de 223.503 euros. El plazo de ejecución es de dos meses.

En este proyecto se incluyen medidas de gestión medioambiental, con el objeto de reducir el impacto en el entorno. Así, se incluyen medidas relativas al tráfico y medidas correctoras para evitar las contaminaciones acústicas, entre otras actuaciones que corrigen las posibles contaminaciones del entorno, especialmente en lo concerniente a limpieza de viales y contaminación atmosférica.