Mar de fondo

Suecas en Torremolinos

Manuel Haro Alcalde
Manuel Haro AlcaldeLos últimos datos de la EPA, aún esperados o más temidos que esperados, han certificado que camino del ecuador de ésta Legislatura, el crédito del Gobierno se agota. Se acaba el márgen de confianza y a pocos meses de cumplirse la mitad del tiempo esperado para resolver la situación, son demasiadas las preguntas que no aportan respuestas.
No queda rastro alguno del recurrente argumento de la “herencia” del Gobierno anterior que, aún siendo cierto el desbarajuste que dejó España como unos zorros, de poco sirve insistir en un pasado que no ayuda nada.
En éste tiempo, no se há avanzado más que en la sumisión a Bruselas, pero sobre todo, a las imposiciones alemanas de la dura mano de la señora Merkel. Así nos vá, porque de momento, los que han sacado “tajada” han sido los bancos. Ya saben lo que dice el refrán popular: *”Al chón gordo, úntale el rabo”.*
Además, de poco sirve, si es que está sirviendo de algo, porque las ayudas en forma de préstamos o créditos, no llegan. Y las fuentes de creación de empleo como las PYME`s, siguen con el agua al cuello, ignorando que siempre han dado trabajo en mayor número que las grandes empresas, beneficiadas ahora con la posibilidad del ERE de turno, con el abaratamiento de los despidos.
Más de 6,2 millones de parados que superan la tasa del 27%, es algo que dispara todas las alarmas. No se puede sostener. Estamos a la espera de que algo debe ocurrir de inmadiato. Un pacto de estado para arrimar el hombro todos los que de verdad asumen el rol de vocación de servicio al pueblo, sería un primer paso.
Mientras tanto, las preguntas se reproducen como los hongos. Una mayoría pide explicaciones sobre lo que es la UE, Bruselas, el Banco Central
Europeo, el F.M.I., las agencias ésas que de vez en cuando sueltan alarmantes estadísticas que sólo ellas conocen. Digo yo, que para nada creo
en tanto cuento.
Y los más nostálgicos, mirando de reojo a los ingleses con su régimen, su libra, su mundo… ahí andan.
Y nosotros, también de reojo, con nuestra pesetita, la monedita de los 20 duros, las excursiones camperas con tortilla, filete empanado, bota de
vino, la “Vespa” o el “600”. Nuestro turismo, el sol español, las suecas en Torremolinos…
¿Habrá que rebuscar en el trastero por si conservamos la maletuca de cartón que nos llevó a Alemania ó estaremos ante una emigración potencial, pero desde casa?

You may also like

Comments are closed.

More in:Mar de fondo