Suscrita una transacción para ejecutar el derribo de las viviendas de El Encinar

  • Los propietarios recibirán como indemnización otra vivienda o dinero
  • La urbanización consta de 102 viviendas ilegales
  • Las nuevas viviendas podrían estar entregadas en 2018

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria ha celebrado esta mañana un acto de transacción entre la organización ecologista ARCA -como demandante-, el Ayuntamiento de Arnuero -como demandado- y el Gobierno de Cantabria, Cenavi y propietarios de las viviendas de la playa de La Arena -como codemandados- por el que todos ellos acuerdan la ejecución de la sentencia que acordó la demolición de 102 viviendas de la urbanización El Encinar.

En los próximos días, la Sala de lo Contencioso-Administrativo dictará el auto que archiva el procedimiento y levanta la ejecución subsidiaria que se había encargado a Tragsa.

Las nuevas viviendas, en 2018

Según la transacción hoy suscrita, las viviendas de El Encinar serán demolidas y sus propietarios recibirán como indemnización otra vivienda o dinero. Además, se regenerará ambientalmente la zona que actualmente ocupan las edificaciones ilegales.

Durante el acto de hoy, el Ayuntamiento de Arnuero ha presentado una propuesta con plazos concretos para llevar a cabo la efectiva demolición de las edificaciones de El Encinar así como la construcción en otros terrenos de las viviendas con las que se indemnizará a los propietarios que lo elijan.

Según esta propuesta, el Plan General de Ordenación Urbana de Arnuero, que actualmente se encuentra en fase de estudio de alegaciones, podría aprobarse en verano de 2013 y el Plan Parcial que lo desarrollará, un año después.

Una vez que se cuente con estos dos instrumentos urbanísticos, se prevé la redacción en 2015 del proyecto básico para la construcción de las viviendas con las que se compensará a los propietarios de El Encinar.

Paralelamente, el Ayuntamiento tiene previsto suscribir con el Gobierno de Cantabria un convenio según el cual el consistorio aporta el terreno donde se ubicarán las nuevas viviendas y el ejecutivo regional llevará a cabo su construcción.

Por último, a mediados de 2016 podrán estar las licencias de construcción y a finales de 2017, concluidas las viviendas. De esta forma, el consistorio prevé entregarlas en 2018 y llevar a cabo la demolición de las edificaciones de la Playa de La Arena en el plazo de un mes.