Valdecilla recuerda a las víctimas de la caída de una de las fachadas del centro

  • El hospital ha recordado a las cuatro víctimas que fallecieron en 1999 como consecuencia de la caída de una de las fachadas del centro

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ha celebrado un emotivo acto de recuerdo y homenaje a las cuatro víctimas que fallecieron el 2 de noviembre de 1999 en el accidente de la caída de una de las fachadas del centro. La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha calificado esta fecha como el día más trágico en la historia de Valdecilla desde su inauguración en 1929 como Casa de Salud.

Real ha tenido palabras de recuerdo para las cuatro víctimas: Julia Hazas, subdirectora médica; Isabel Ortega, secretaria de dirección; Karim Khan, celador; y Manuel Menezo, ingeniero técnico. Ha destacado que el mayor capital de la sanidad pública son sus profesionales, subrayando que los trabajadores de Valdecilla son los que mantienen el prestigio del hospital a pesar de las vicisitudes que ha atravesado a lo largo de su historia

Además de un importante número de profesionales del hospital, en el acto también han estado presentes el director gerente del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez; el director gerente de Valdecilla, Julio Pascual; la directora general de Salud Pública, Virginia Ruiz; la directora genera de Ordenación y Atención Sanitaria, María Antonia Mora; y el gerente de la Fundación Marqués de Valdecilla, Joaquín Ruiz.

La consejera de Sanidad, que ha realizado una ofrenda floral junto a la placa de recuerdo por los cuatro fallecidos ubicada en el hall del edificio 2 de Noviembre, ha visitado también los siete árboles plantados en el jardín de este edificio. Cada árbol se identifica con siete personas que representan a distintas generaciones de cántabros y cántabras, entre los que figura el primer niño nacido en Valdecilla en el 2004, año en el que se plantaron con motivo del XX aniversario del Servicio de Atención al Usuario y del 75 aniversario del hospital.

Kinesis: homenaje a los profesionales

Posteriormente, María Luisa Real se ha trasladado a la zona donde se reubicará la escultura “Kinesis”, junto al acceso al servicio de urgencias por la zona norte del hospital, frente a la entrada al edificio 2 de Noviembre.

“Kinesis”, obra de Ramón Calderón, fue instalada en la plaza norte de Valdecilla el 25 de enero de 2005 como homenaje a todos los trabajadores del hospital y se enmarcó dentro de los actos conmemorativos del 75 aniversario. En marzo de 2013, los trabajos de reforma y ampliación del aparcamiento y la construcción de una plaza en superficie obligaron a retirar la escultura.

Con la reubicación de esta obra se recupera el objetivo inicial de esta figura, titulada “Kinesis: al progreso de la medicina”, de rendir un homenaje duradero al hospital y a todos los hombres y mujeres que desde Valdecilla contribuyen al desarrollo de la atención sanitaria.

Con este objetivo, la escultura lleva impresa una placa dedicada “a todos los trabajadores que desde 1929 forjaron una trayectoria ascendente; a todos los que conforman el presente de este progreso; y a todos los que mañana recogerán el testigo de este esfuerzo en pro de la salud y el bienestar de la humanidad”.

Construida por Ramón Calderón en acero corten, se trata de una obra con un peso de 24 toneladas y 15 metros de altura, y que se sustenta sobre una estructura de acero y hormigón. Esta figura, constituye un conjunto moderno, abstracto, intemporal y sugestivo, estructurado en cuatro elementos referentes a la historia del progreso de las ciencias médicas.

Una gran pieza en triángulo escaleno representa el antiguo conocimiento médico, creciendo con lentitud a lo largo del tiempo, pero que al final se resquebraja y se destruye para dar paso a una nueva etapa. La moderna medicina científica está simbolizada por un trapecio apoyado en su base, mientras que un abigarrado enlace central, sugestivo de nuevas orientaciones y nuevas tecnologías, refleja el debate científico.

Como consecuencia de los tres elementos anteriores nace como una flecha hacia el cielo la pieza que representa el progreso de la medicina y la expectativa sin fin que se eleva hacia espacios aún por descubrir.