El Ayuntamiento asegura que revisará “de oficio” los recibos del IBI

-La concejala de Economía y Hacienda expresa la ‘voluntad’ del Consistorio de actualizar las cuotas tan pronto como la Dirección Regional del Catastro le notifique los valores que debe aplicar

-Recuerda que el Ayuntamiento no puede dar ningún paso mientras no tenga esa información, que en este momento se está empezando a comunicar a los afectados y posteriormente se trasladará a la administración municipal

El Ayuntamiento de Santander ha asegurado este martes que revisará ‘de oficio’ los recibos del IBI afectados por la resolución del Tribunal Económico-Administrativo sobre la revisión de valores catastrales de 2016 y aplicará los nuevos valores que la Dirección Regional del Catastro está empezando a comunicar en este momento a los afectados.

La concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, ha explicado que en este momento la Dirección General del Catastro está notificando ya los nuevos valores catastrales a algunos de los afectados por los cambios, pero aún quedan algunos expedientes por revisar.

Cuando finalice ese proceso, el Catastro remitirá al Ayuntamiento la relación de parcelas afectadas por los cambios y las nuevas valoraciones catastrales que serán de aplicación para el año 2016 y, en algunos casos, también para 2015.

En ese momento, el Ayuntamiento iniciará de oficio la revisión de los recibos y actualizará las cuotas resultantes, procediendo en su caso a las devoluciones que pudieran derivarse, tal como ha precisado la edil.

Por eso, ha trasladado un mensaje de tranquilidad a los vecinos afectados y ha insistido en que el Consistorio facilitará todos los trámites y agilizará el procedimiento en cuanto reciba la comunicación del Catastro.

La concejala de Economía y Hacienda ha recordado que el recibo del IBI se calcula tomando como referencia los valores catastrales y el órgano competente para fijar y comunicar esos valores al Ayuntamiento es la Dirección Regional del Catastro.

En este sentido, ha hecho hincapié en que el Ayuntamiento ha aplicado en todo momento los valores vigentes determinados por el Catastro y en que las liquidaciones del IBI practicadas han sido correctas.

Según dice, el propio fallo del Tribunal Económico-Administrativo reconoce que las valoraciones catastrales en las que se basaron las liquidaciones del IBI eran correctas y acordes a la legalidad vigente, y señala que que fue una circunstancia sobrevenida -como fue la anulación del PGOU- la que motiva su revisión.

“Los santanderinos pueden estar seguros de que el Ayuntamiento ha actuado en todo momento conforme a la legalidad y así lo seguirá haciendo, revisando los recibos afectados por este proceso tan pronto como reciba los nuevos valores imprescindibles para iniciar ese procedimiento”, ha concluido.