El Gobierno de Cantabria dota a Herrerías de un nuevo albergue para potenciar el Camino Lebaniego

-La Consejería de Industria renueva en Bielva y en Cabanzón 88 luminarias de tecnología ‘led’ que supondrán un importante ahorro económico para las arcas municipales

El consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, ha destacado la importancia de potenciar el Camino Lebaniego por encima incluso del propio evento jubilar, “ya que es una riqueza para todo el valle”, ha dicho Martín, que ha visitado esta mañana las obras del nuevo albergue para peregrinos que el Gobierno de Cantabria está habilitando en Puente el Arrudo, en la antigua sede de la casa consistorial de Herrerías, con un presupuesto de 182.662 euros.

Martín, Linares, la directora de Turismo, Eva Bartolomé y el director general de Industria, Raúl Pelayo, han visitado las obras del nuevo albergue que se habilitará para recibir a 18 peregrinos. Ubicado al lado del río y de la carretera que va a Puente Nansa, el albergue se ha acondicionado de la antigua sede del ayuntamiento de Herrerías, en Puente el Arrudo, tiene dos plantas y posee los requisitos adecuados para ofrecer un confortable descanso a los caminantes. Martín ha señalado que si en algún lugar tiene sentido hacer un albergue “es en la traza del Camino Lebaniego, y el Nansa es el corazón de ese camino”, ha dicho el consejero que ha recordado que es el segundo albergue, tras el de Cades, donde el Gobierno de Cantabria ha actuado en Herrerías en esta legislatura.

Despoblación del mundo rural

Martín ha reconocido que hay que articular alguna medida para que el Nansa deje de perder población, aludiendo al ejemplo de Liébana, donde el Teleférico de Fuente De constituyó un motor económico importantísimo para la comarca. El consejero ha recordado que el Gobierno de Cantabria realizó una importante inversión en el valle del Nansa con El Soplao, que mueve 250.000 visitantes al año y que ahora hay que tratar de que esos visitantes permanezcan más tiempo en la zona y contribuyan a crear riqueza y empleo. Martín ha advertido que para ello no sólo hay que trabajar en un solo ámbito (turístico, social, educativo, sanitario…) sino que hay que actuar en todos ellos, en un plan integral, añadiendo que “en la próxima legislatura hay que presentar un gran proyecto regional para la lucha contra el despoblamiento, que no será de un solo sector, sino una actuación conjunta enfocada en los municipios que están sufriendo estos efectos para tratar de revertirlos”.

El alcalde de Herrerías, Francisco Linares, ha acompañado a Martín en su visita al municipio y se ha mostrado partidario de actuar de forma conjunta en toda la comarca para evitar ese despoblamiento y fomentar la actividad económica, “ya que desde un solo ayuntamiento no se puede cambiar toda la comarca”, ha dicho Linares.

Renovación del alumbrado público

El consejero también ha visitado las obras de renovación del alumbrado público para hacerlo más eficiente en Bielva y Cabanzón, donde se han sustituido 88 luminarias por otras tantas de tecnología ‘led’, más eficientes y que proporcionan una luz más adecuada.

En total, el Gobierno autonómico ha invertido 47.684 euros en estas obras con cargo a los presupuestos de Cantabria incluidos en el Programa Operativo FEDER de Cantabria 2014-2020, que establece unas subvenciones del 50 por ciento para las operaciones destinadas a favorecer el paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono y una reducción del consumo de energía primaria en las infraestructuras y servicios públicos.

Las nuevas luminarias son más eficientes que las lámparas convencionales y permiten disminuir el consumo energético, así como obtener mejores niveles de iluminación y uniformidad en las calles. Además, mediante la colocación de estos elementos se evita el deslumbramiento y la contaminación lumínica que generan las luminarias clásicas. El mantenimiento de esta moderna tecnología también es más barato que los métodos convencionales, al ser mayor la vida útil de las luminarias ‘led’. En concreto, las lámparas colocadas cuentan con una garantía del fabricante de 10 años.

Las luminarias instaladas son de alumbrado viario con potencias acordes a los tramos iluminados. La obra ha incluido también la adecuación y mejora de los elementos auxiliares que así lo han requerido, como son los cuadros de mando y protección y la instalación de tomas de tierra independientes.

El nuevo alumbrado supone el ahorro de algo más de 27 MWh/año que conlleva una reducción anual de 14,22 toneladas de gases de efecto invernadero (CO2) y significa una reducción anual del consumo de energía primaria de 2,35 toneladas equivalentes de petróleo.