Opinión / Tribuna libre

Publicidad de ida y vuelta

Por Manuel Haro Alcalde

{xtypo_dropcap}S{/xtypo_dropcap}eguro que somos muchos los que hacemos “zapping” en la TV cuando más a gusto estamos viendo un programa y la cadena de turno mete la tijera “estrangulando” el capítulo o película, en lo más interesante.
Ello, sin respetar los porcentajes exigidos, superando con creces el minutado que contempla la Ley. Y es que la sanción que teóricamente deben pagar, está sobradamente compensada con los beneficios de la publicidad.
Una publicidad engañosa, en demasiados casos. Hay muchos ejemplos disponibles, pero no hace falta más que atender a los picos de oro de teleoperadores/as de marcado acento latino y que, en la mayoría de las veces resulta ininteligible, para descubrir que nada tienen que ver las ofertas coloristas, musicales y tentadoras, con la pura realidad.
O el niño que se transforma en el increíble Hulk, destrozando media cocina a su madre, después de comerse unas galletas magníficas que le ofrece un monstruo extraterrestre, derrumbando tabiques para demostrarle al nene lo fuerte que puede ponerse tras desayunar vitaminas de aquella marca.
Sería interminable, pero… déjenme que les invite a disfrutar de la excepción. Si de verdad se premia la originalidad de empresas y creativos, no se pierdan el contenido completo de lo último de “Campofrío” (esta copa la paga la casa).
Una metáfora sobre el sentido del humor de la vida, está recogida con mensajes subliminales a base de reencuentros ó reconciliaciones que… perdón. Como se dice ahora, con eso de los tópicos, “…hasta aquí puedo leer”. Eso sí, con una pista: homenaje al humor, desde la perspectiva de los maestros, rendidos al Nº 1.
Esa es la diferencia, como verán. Publicidad de ida y vuelta.

You may also like

Comments are closed.