Trabajadores de la ONCE se concentran contra el “juego ilegal” de la OID

  • UTO-UGT exige al Gobierno cántabro una respuesta rotunda al ‘juego ilegal’ y al daño que ocasiona a la labor de la ONCE
     
  • Delegados y trabajadores del sindicato de UGT en la ONCE critican la pasividad gubernamental contra “formatos asentados de juego ilegal”

 

cantabria_diario_fotografias3748

Delegados y trabajadores afiliados al sindicato Unión de Trabajadores de la ONCE (UTO-UGT) exigieron hoy en una concentración de protesta ante la sede del Gobierno de Cantabria “una respuesta rotunda y contundente” contra los formatos de ‘juego ilegal’ que “están poniendo en riesgo” la labor social y el empleo de más de 20.000 vendedores de la ONCE en toda España, 200 de ellos de Cantabria.

Según precisó el responsable regional de UTO-UGT en Cantabria, Manuel Tejería, “nos hemos visto obligados a salir a la calle y a protestar por lo que ha sido hasta ahora una actuación escasa y muy tibia de las administraciones públicas contra estas formas de juego ilegal que ponen en peligro a las que sí lo son, en especial a la ONCE, que no deja de ser el mayor motor del empleo para personas con discapacidad en este país”.

La OID sigue “campando a sus anchas”

Tejería agregó que UTO-UGT, sindicato mayoritario en la ONCE con cerca del 90% de su representatividad, “no puede tolerar que la Administración no haga cumplir las numerosas sentencias y resoluciones administrativas y judiciales que pesan contra el juego ilegal y concretamente contra la Organización Impulsora del Discapacitado (OID), que sigue campando a sus anchas, vendiendo sus productos y engañando a casi 100.000 consumidores cada día”.

“Se trata, ni más ni menos, de hacer cumplir la Ley de Regulación del Juego de 2011 y no sólo a los que actuamos dentro de la más absoluta legalidad, pagamos nuestros impuestos y trabajamos de forma responsable, sino sobre todo hacerla cumplir a aquellos que sistemáticamente la transgreden”, agregó el responsable regional de UTO-UGT.

En este sentido, el sindicalista recordó que en Cantabria ya había a finales de 2014 dos asociaciones de venta de juego ilegal en las calles que “utilizaban para ello a 77 colaboradores, todos ellos sin alta en la Seguridad Social ni derechos laborales, con unas ventas totales estimadas en más de 1.800.000 euros.

Al igual que en Cantabria, UTO-UGT convocó hoy concentraciones de protesta en todas las principales capitales de provincia españolas en una campaña nacional, “El juego ilegal no es un juego””, que según matizó Tejería, “continuará hasta cuando sea necesario y hasta que la Administración actúe como corresponde contra estos formatos de juego manifiestamente ilegales”.